Miércoles 17 de Septiembre del 2014

Alimentos: Alcohol y Calorías

El alcohol tiene alrededor de 7 calorías por gramo. Esto es más de lo que aporta el azúcar misma. Estas calorías se consideran calorías "vacías", dado que el alcohol no contiene nutrientes benéficos, como vitaminas y minerales, sino que pasa a la sangre y el hígado se encarga de metabolizarlo y convertirlo en algo útil para el cuerpo como GRASA.

Cuando es demasiado para el hígado, el alcohol queda en la sangre y nos intoxicamos con él.
Una cerveza de lata (350 ml) contiene alrededor de 150 calorías. La misma cantidad de wisky aportaría unas 700 calorías. Esto se debe a que los tragos fermentados aportan menos calorías que los destilados, pero la gente bebe mucho mayor volúmen de fermentados así es que a la larga engordan lo mismo.

Las bebidas azucaradas o los jugos de frutas aportan calorías adicionales cuando se mezclan con alcohol en un cóctel.
Las cervezas, vinos y licores todos contienen diferentes cantidades de alcohol. En general, una cerveza de 350 ml, un vaso de vino de 150 ml y una dosis de licor de 50 ml tienen aproximadamente la misma cantidad de alcohol y el mismo número de calorías.
El contenido de alcohol de la cerveza está entre el 3-8%. Las cervezas "suaves" o bajas en calorías se aproximan al 3% de contenido de alcohol. Los licores "fuertes" contienen aproximadamente 40% de alcohol y tienden a tener más calorías.
Los vinos blancos tienen en promedio 12% de alcohol y el de los vinos rojos es de alrededor del 14%.

 

Alchol y Calorías

  • Cerveza 1 vaso de 200 ml 95 calorías
  • Champagne 1 vaso de 200 ml 70 calorías
  • Jerez 1 copa 150 nl 130 calorías
  • Pisco (35°) 4 dedos vaso largo 170 calorías
  • Ron  4 dedos vaso largo 170 calorías
  • Vino blanco,  1 vaso 150 ml 87 calorías
  • Vino tinto, 1 vaso ml 72 calorías.

Beber en forma moderada se define como el consumo de 1 vaso de alcoholes fermentados como cerveza y vino, entre 2 veces por semana y diariamente.
Quien bebe menos que eso es bebedor esporádico.

Quien no bebe nada se considera abstemio, lo cual no es malo y debemos respetarlos porque en cuestión de gustos no hay nada escrito. Nada justifica que una persona considere como necesario tener cierta cultura alcohólica, aunque sea bien visto.
A un niño se le debiera introducir en el mundo de los alcoholes fermentados en forma casual a partir de los 12 a14 años (siempre en familia) y respetarlo si no le apetece.
El alcohol, al igual que el cigarro y que la COMIDA son adictivos. Es más probable que un niño o un adolescente con conductas “adictivas” frente a la comida o a los placeres de la vida, que se enfrenta al alcohol, termine por gustarle mucho y es por eso que presentarles el alcohol en familia y comentando sus bondades y perjuicios o persuadirlo para que se abstenga de probarlo lo más tarde posible sería ideal.

El consumo moderado de alcohol, especialmente cuando se combina con una dieta saludable, ha demostrado que mejora la salud cardiovascular.

El consumo excesivo y continuado de alcohol puede dañar el hígado, aumenta el riesgo de desarrollo de cáncer esofágico, garganta, laringe, boca y mamas, puede causar daño al revestimiento del intestino delgado y el estómago, lo cual afecta la capacidad del cuerpo para absorber los nutrientes esenciales, puede deteriorar la función sexual, a pesar de que también puede incrementar el interés por la actividad sexual.
Las mujeres en embarazo no deben tomar alcohol, ya que la ingesta de esta sustancia durante este período ha sido identificada como la causa del Sindrome de alcoholismo fetal.

Las mujeres y los hombres toleramos el alcohol en forma diferente. Los hombres tienen más resistencia que las mujeres y esto es orgánico, ya que nosotras tenemos menos enzimas capaces de metabolizar el alcohol, quedando gran parte de este intoxicando la sangre, aunque se puede entrenar esta capacidad.


Consejos:

  • NUNCA tomar alcohol y conducir un automóvil.
  • NO beber con el estómago vacío.
  • Beber lentamente para evitar la embriaguez y ÚNICAMENTE con moderación.
  • En caso de que se esté tomando algún medicamento, incluso los de venta libre, se debe verificar con el farmaceuta antes de tomar. El alcohol puede intensificar los efectos de muchos fármacos y puede interactuar con otros, haciéndolos ineficaces o peligrosos.
  • NO ofrecer alcohol a una persona que tiene antecedentes de alcoholismo (ella misma o alguno de sus parientes cercanos).
  • Es demasiado cuando tomamos más de dos vasos de vino o cerveza al día (cantidad máxima que el organismo puede tolerar sin problemas).
  • Es demasiado cuando bebemos los fines de semana hasta embriagarnos, aunque el resto de la semana no bebamos nada.
  • No hace falta comenzar a hablar con la lengua trabada para detenerse con el alcohol, normalmente si se llega a ese punto es porque se ha bebido el doble de lo que el cuerpo tolera.


Si consideramos que 1 gramo de azúcar equivale a 4 calorías, 1 gramo de grasa a 9 calorías. ¡1 gramo de alcohol aporta 7 calorías!. Es decir el alcohol se ubica en un valor intermedio entre los hidratos de carbono y las grasas.

Desde el punto de vista nutricional, el problema se agrava dado a que el alcohol no aporta otros nutrientes, como son aminoácidos esenciales, fibras, vitaminas o minerales

 

Por eso que algunos nutricionistas lo clasifican como calorías ‘vacías’.
 Hace excepción a esto algunos”tragos” como los vinos y cervezas, que contiene ciertas moléculas con actividad antioxidante que permitirán algunos beneficios para la salud.
¿Cómo calcular lo que engorda un trago?
Es simple, en la etiqueta de cada botella debe figurar el contenido alcohólico. A modo de ejemplo: 14 ° % en el caso del vino, 5°% en la cerveza y 45° % en el whisky. Eso significa que en 100 cc de vino encontraremos 14 gramos de alcohol, en 100 c de cerveza tendremos 5 gramos y en 100 cc de whisky , la cantidad de 45 gramos de alcohol.

Como cada 1 gramo de alcohol aporta 7 calorías:
Por lo tanto, 100 cc de vino tendrán 98 calorías, 100 de cerveza 35 calorías y 100 de whisky 315 calorías

Salta a la vista que a mayor contenido alcohólico, más engorda.
Pero, al analizar el volumen o la ‘medida’ que uno habitualmente toma, tenemos la sorpresa que no existe una gran diferencia entre tales tragos:

-Tipo 1medida (cc) calorías-vino 125 122-cerveza 355 117-whisky 35 110-

El problema del alcohol y una dieta para adelgazar radica en:

1) Usualmente se bebe más de una medida. Se van sumando las calorías y el riesgo de marearse.

2) La sensación de mareo que el alcohol produce en algunas personas, lleva a ‘comer algo’, que generalmente es algo grasoso (queso, jamón) de gran contenido calórico.

3) Las combinaciones: Bebidas o jugos naturales ricos en azúcar. No cabe dudad que de esos deliciosos tragos tropicales, lo que engorda es el gran contenido en azúcares que le incorporan.

Como conclusión. Si quiere tomarse un trago, hágalo. Pero sólo 1. Y antes de beberlo, 'quítese' toda la sed con agua o bebida light. En lo posible, evite los combinados y las mezclas de alcohol con jugos de frutas.


Notas


1-Los licores engordan muchísimo ya que al alto grado alcohólico que contienen, se les suma una gran cantidad de azúcares.

2- El vino también contiene algo de azúcar que en ‘algo mas’ contribuye a engordar. La cantidad de azúcares que contiene 1 copa de 125 cc de vino fluctúa entre 3 a 6 gramos (12 a 24 calorías).

3- Por último: la champaña también contiene alcohol y un grado variable de azúcares y engorda igual que el vino, es un mito que no engorda

 

Fuente: Portal de Nutrición.

Revista AMECOmunica

AMECOmunica Noviembre 2013

Cumpleaños del Mes

<<  Septiembre 14  >>
 Lu  Ma  Mi  Ju  Vi  Sa  Do 
  1  2  3  4  5  6  7
  8  91011121314
15161718192021
22232425262728
2930     

Actualidad Minería